‘Rongo: La Historia Oculta de Isla de Pascua’

Reseña de libro [Patricia Stambuk, 'Rongo: La Historia Oculta de Isla de Pascua' ]
Revista Análes, julio 2011
Cristián Moreno Pakarati

La historia de Rapa Nui (Isla de Pascua) ha sido escrita siempre por extranjeros, quienes, al menos hasta tiempos recientes, la valoraban mucho más que los propios isleños. Los antiguos rapanui en general vivían en una especie de presente permanente y los únicos nexos que mantenían con el pasado eran –en forma funcional– las tradiciones y leyendas. De hecho, el vocablo a’amu significa a la vez “cuento”, “leyenda” e “historia”. Pero la influencia extranjera comenzó a aumentar el interés de los rapanui por la historia –entendida como logos– ya bien entrado el siglo XX. Sin embargo son escasos los registros elaborados por los isleños contemporáneos sobre su historia, más allá de algunos relatos testimoniales y los trabajos del Consejo de Jefes de 1988 (Te Mau Hatu o Rapanui) y de la Comisión Verdad y Nuevo Trato.

En el caso de Rongo: La historia oculta de Isla de Pascua (2010), también es una persona de fuera de la Isla la que aparece como autora del libro. Sin embargo, son los rapanui los que tienen voz en él, y Patricia Ŝtambuk se limita a presentar y contextualizar los relatos de un gran número de informantes (todos de edad más bien avanzada) quienes narran desde su perspectiva los hechos en torno a cada uno de los temas en los que se divide el libro. Estos siguen un laxo orden cronológico de los hitos más importantes de la historia reciente de Rapa Nui, consiguiendo testimonios de segunda mano sobre acontecimientos importantes, como la llegada de la Compañía Explotadora, la llamada “rebelión de Angata” y de primera mano sobre temas como la llegada de la administración de la Armada, los últimos años de la explotación ovejera, el encierro en Haŋa Roa y el estigma de la lepra.

En el transcurso de la lectura del libro, el aficionado a la historia de Rapa Nui podrá darse cuenta de la sorprendente similitud entre el relato de los informantes con el contenido que aparece en otros textos, especialmente los de Grant McCall. El alemán Hermann Fischer, en 2001, publicó también un texto parecido, llamado Sombras sobre Rapa Nui: Alegato por un pueblo olvidado, disponible en español y ordenado de forma muy similar, por lo que al leer el libro de Ŝtambuk es inevitable percibir una sensación de familiaridad. Sin embargo, la gran diferencia entre uno y otro radica en sus respectivos porcentajes de participación en cada texto. El alemán Fischer presenta algunas citas de sus informantes (aunque manteniendo su anonimato), pero su libro se mueve sobre sus “polémicas” interpretaciones, poniéndose claramente del lado de los rapanui “oprimidos”. Patricia Ŝtambuk, a pesar de su buena investigación previa –que se deja entrever en las pequeñas porciones del libro en las que interviene–, deja que el relato fluya entre los rapanui entrevistados y genera una especie de “tertulia” de ancianos, cada uno claramente identificado.

Mi problema con ambos libros es que en general muestran a la comunidad rapanui como una sola voz ante cada circunstancia del devenir histórico. Esto es comprensible en el libro de Fischer, debido al enfoque del autor, pero no tanto en el de Ŝtambuk, quien simplemente ordena el relato de los nativos. La historia de Pascua muestra a una comunidad que entre 1900 y 1953 se divide entre un grupo de indiferentes, uno de radicales anti-Compañía Explotadora y otro más cercano a la misma Compañía. En tiempos más recientes, sobre todo a partir de los años 90 y el surgimiento de incipientes “clases sociales”, las divisiones se reavivaron, como pudimos ver en 2010 con conflictos asociados a la propiedad de la tierra y con las tomas de terreno que han mostrado una comunidad dividida y repleta de tensiones internas. Estas son muy difíciles de vislumbrar en Rongo, simplificando de alguna manera la intrincada red de relaciones en Rapa Nui, especialmente en el período de la Compañía Explotadora.

Sin embargo, el libro entrega a cambio un material de enorme valor documental para los investigadores de esta isla. A Ŝtambuk no le interesa elaborar un relato histó- rico objetivo sino que develar esta –para ella– “historia oculta” que es la de los nativos, cuestión crucial considerando que en los últimos 50 años han aparecido miríadas de libros sobre el tema, redactados fácilmente desde un escritorio por autores que jamás han pisado Rapa Nui ni conversado con un isleño. Si bien no concuerdo en que a estas alturas haya una “historia oculta” de Rapa Nui, sí existe un ocultamiento: el de los relatores e informantes nativos, ocultos detrás de un nombre extranjero sobre una portada, y oscurecidos detrás de los moai y de la postal turística. Todos conocen los libros de Routledge, MacMillan Brown y Métraux, pero pocos a su informante clave Juan Tepano. ¿Y qué parte de los textos de Sebastián Englert corresponde a Santiago Pakarati o Mateo Veriveri? El mismo Hermann Fischer en su Alegato por un pueblo olvidado se olvida, paradójicamente, de darle forma y nombre a sus informantes, tal vez para aumentar el dramatismo de su relato. Ŝtambuk, en tanto, entrega el primer plano a sus informantes con nombres, historias personales y fotografías, dejándolos incluso interactuar entre sí, de forma que podemos sentirnos como en la Isla misma, en medio de una conversación entre los koro y las nua de Rapa Nui.

En síntesis, el libro de Patricia Ŝtambuk es un aporte fundamental a la historia de Rapa Nui como fuente documental, entregando por primera vez la visión de los isleños con nombre y apellido. Es posible anticipar que será profusamente citado por otros autores en el futuro y que servirá incluso entre la misma comunidad isleña como una ventana a esa memoria histórica cada vez más necesaria, y que cobra cada vez mayor fuerza en la Rapa Nui del siglo XXI.

Rapa Nui, Julio 2011

No hay comentarios

Agregar comentario