¿Cómo colocaron los ‘gorros’ de los Moai de la isla de Pascua? Un estudio lo revela

Reportaje
El Confidencial, 21.06.2018
Rubén Rodriguez
  • La construcción de los moai son uno de los grandes misterios que siguen sin resolverse, aunque un estudio de la Universidad de Pensilvania ha servido para arrojar algo de luz

Vista frontal de varios moais de la Isla de Pascua. (EFE)

La isla de Pascua es, posiblemente, uno de los lugares más misteriosos del mundo. No solo por ser, durante muchos siglos, una zona de difícil acceso sino, especialmente, por la extraña historia que alberga en su interior y sobre la que los expertos no han sido capaces de echar luz. O, al menos, en su totalidad. Por qué desaparecieron sus habitantes o cómo se construyeron los enormes moai son algunos de los misterios, pero un estudio ha conseguido desvelar uno de sus secretos.

Descubierta en el siglo XVIII, la isla de Pascua dejó una sorpesa para Jacob Roggeween, el navegante que encontró las islas en 1722. ¿Quién había construido más de 1.000 estatuas gigantes de piedra? Y mucho más impresionante: ¿cómo se habían puesto en pie estos moai de 80 toneladas de peso y 10 metros de altura con la tecnología conocida en aquella fecha? Ahora, un estudio científico revela por primera vez con evidencias arquitectónicas cómo se hizo parte de esta construcción.

Las evidencias determinan que las piedras con las que están construidos los moai pertenecen a canteras que se encuentran en la propia isla, aunque realmente lejos de la zona de la que se levantaron las estatuas. Por tanto, se sabe que toneladas y toneladas de piedra tuvieron que ser transportadas a través de terreno escarpado para llevarlas hasta la zona de su construcción. Pero, ¿cómo se levantaron esos pétreos mastodontes y, sobre todo, los pesados 'gorros' sobre sus cabezas?

Investigadores de la Universidad de Pensilvania han publicado un estudio en la revista 'Journal os Archaelogical Sciencie' en el que confirman con evidencias arqueológicas cómo se colocaron esas piedras de 13 toneladas de pesosobre las cabezas de los moai. El análisis ha confirmado que la estatua y el 'gorro' no se transportados ensamblados, sino que se llevaron por separado y se terminaron de unir en la zona en la que se decidió dejar la estatua para la posteridad.

Imagen de la técnica utilizada por los 'rapanui'. (FOTO: Sean Hixon)

Según los científicos, todas las piedras que se encuentran encima de las cabezas de los moai son de escoria roja. En todas ellas, aparecen una serie de marcas que, en opinión de los expertos, habrían sido destruidas si hubieran sido trasladadas ensambladas de origen. Especialmente, una hendidura que aparece en la parte posterior del cilindro rojizo y que no es más que una muesca para conseguir que esta piedra encaje sobre la cabeza de la estatua para que no se caiga.

Esta situación dio lugar a una segunda incógnita: si se trasladaron como piezas diferentes, ¿cómo se colocaron a tanta altura? Los investigadores han determinado que, una vez llevado el 'gorro' a la zona, se le daba el último retoque y, después llegaba el momento de coronarlo. Para ello, se utilizó una técnica llamada 'parbuckling', consistente en dejar el cilindro en mitad de una cuerda y tirar de los dos extremos. Una rampa hasta la cabeza del moai, ligeramente inclinado, hacía el resto.

Los expertos calculan que diez personas eran capaces, a través de esta técnica, de trasladar piezas de tamaño peso. Gracias a la hendidura en su parte posterior, solo había que encajarlas en el sitio exacto y, posteriormente, volver a colocar recto el moai. De esta manera, se aligeraba el peso y se conseguía colocar esta escoria roja de más de trece toneladas de peso en estatuas que, en muchas ocasiones, superan los 10 metros de altura.

"Muchos han presentado sus ideas, pero somos los primeros científicos que presentan una explicación basada en evidencias arqueológicas", asegura Sean Hixon, principal autor del estudio. Algunos de los huecos que se han encontrado en el lateral de la piedra se han entendido como asideros para poder desaplazar rodando un material tan pesado como este. Pero, ¿por qué se construyeron estos enormes ídolos de piedra? Quizá sea una pregunta para la que nunca se encuentre respuesta.

No hay comentarios

Agregar comentario