Crecimiento económico mundial

Editorial
La Vanguardia, 25.07.2017

Horizonte despejado para el crecimiento de la economía mundial. Este es el mensaje del Fondo Monetario Internacional (FMI), en su nueva tanda de revisiones, que confirma el mantenimiento del 3,5% para este año y del 3,6% para el próximo. Es un buen pronóstico que, a su vez, refuerza las perspectivas de la economía española, cuyas exportaciones podrán beneficiarse del buen comportamiento de la coyuntura internacional.

El mantenimiento de las previsiones del FMI, sin embargo, esconde un cambio de tendencia entre los protagonistas, ya que el efecto Trump en Estados Unidos, en el que tanto se confiaba, pierde fuerza como impulsor del crecimiento mundial, por las dudas que suscita la aplicación del ambicioso programa de expansión del gasto y de rebajas de impuestos prometido en su día. Como consecuencia de ello, el crecimiento de la primera economía del planeta ha sido rebajado para este año desde el 2,3% que se pronosticaba inicialmente hasta el 2,1%. En el año próximo la rebaja es de medio punto, desde el 3% al 2,5%. La misma tendencia a la baja registra Gran Bretaña, como consecuencia del impacto del Brexit, cuyo crecimiento será este año menor del previsto, al pasar del 1,7% al 1,4%.

Las mejores perspectivas de la mayoría de países de la Unión Europea, así como las de China, Japón y México compensarán el debilitamiento de Estados Unidos en el conjunto mundial. En Alemania, España, Francia e Italia el crecimiento en el primer trimestre ha sido más intenso del que se esperaba, gracias al tirón de la demanda interna, y eso permite augurar un mejor comportamiento de sus economías en el resto del año y el próximo. Las incertidumbres políticas que pesaban sobre Europa se han despejado y ello ha generado un mayor clima de confianza. Incluso Grecia volverá a los mercados, en lo que se considera un paso decisivo para su normalización financiera.

La zona euro crecerá un 1,9% este año y un 1,7% el siguiente, porcentajes ligeramente superiores a los previstos en la anterior revisión del mes de abril. España vuelve a ser el país más dinámico, con un aumento del producto interior bruto del 3,1% este año y del 2,4% el próximo, tal como anunció hace escasos días. El informe del FMI también eleva la previsión de Alemania 0,2 puntos hasta un 1,8% en el 2017 y 0,1 puntos hasta el 1,6% en el 2018. Mejora asimismo el crecimiento de Francia, hasta el 1,5 % y el 1,7 % en ambos años, con un aumento del 0,1% respecto de la anterior revisión. Italia también crecerá más, hasta el 1,3% este año, con una mejora de 0,5 puntos, y el 1% en el 2018.

A corto y medio plazo también se han disipado las grandes incertidumbres que pesaban sobre China, la segunda economía mundial, para quien se prevé un crecimiento de 6,7% para este año y del 6,4% para el próximo, con un ligero aumento sobre los pronósticos anteriores. La misma tónica de mejora se registra también en otra gran economía, como la japonesa, aunque con crecimiento del 1,3%, mientras Brasil, el gigante latinoamericano, confirma su salida de la recesión con un tímido crecimiento del 0,3%.

El horizonte de crecimiento sostenido en el orden económico mundial no implica que el FMI advierta sobre potenciales riesgos que amenazan este escenario. Entre ellos cita la orientación que puedan adoptar las políticas fiscales y monetarias de Estados Unidos, que podrían tener un impacto negativo en las elevadas cotizaciones bursátiles, el resultado de las negociaciones del Brexit, las tensiones financieras que pudiera provocar la expansión del crédito en China, la situación de la banca en Europa y el avance del proteccionismo que pudiera frenar el comercio mundial.

No hay comentarios

Agregar comentario