La vida de Isabel Perón a 40 años del golpe

Reportaje
La Tercera, 25.03.2016
Constanza Cruz D.
  • Con 85 años, la viuda del general Perón vive recluida en Madrid

Picture1

Sus días de bailarina y de elegancia quedaron atrás. María Estela Martínez viuda de Perón, más conocida como “Isabelita”, por el nombre artístico que utilizó en sus actuaciones, vive recluida en su casa en Madrid, donde sólo sale a la calle para visitar médicos. La ex Presidenta de Argentina (1974-1976), prácticamente no tiene vida social, a diferencia de lo que ocurría en 1981, año que llegó a España, cuando se codeaba con miembros de la realeza local y se reunía en salones de belleza.

Durante esos años participó activamente de una organización de caridad ligada a la familia Borbón y se le veía con Pilar Franco, hermana del ex dictador español Francisco Franco.

Pero a sus 85 años y a 40 años del golpe de Estado que la derrocó del poder, la viuda del tres veces Presidente de Argentina, Juan Domingo Perón, dejó su vida exclusiva y cambió los bailes por la soledad. En su casa de dos pisos de Madrid, donde mantiene las persianas abajo, pasa la mayor parte de su tiempo. De acuerdo al diario argentino La Nación, allí “Isabelita” pasa horas escribiendo a mano en un cuaderno que no le muestra a nadie, en una habitación llena de retratos de ella con el general Perón. Según el periódico, la ex mandataria cortó todo nexo con Argentina y le tiene fobia a la política.

María Estela Martínez asumió la Presidencia de Argentina en julio de 1974, tras el fallecimiento de su marido, el 1 de  julio de 1974. Tan sólo dos días antes Perón le había traspasado el mando a su tercera mujer, quien había sido su candidata a la Vicepresidencia en las elecciones de 1973, las que ganaron por amplio margen (61%).

Pero “Isabelita” -quien conoció a Perón en Panamá mientras él se encontraba en el exilio, tras ser derrocado en 1955- quedó viuda y al frente de un país que comenzó a desequilibrarse económicamente y que se sumó a un conflicto social con una creciente escalada de violencia. Fue la primera Presidenta de Argentina.

Bailarina de profesión, “Isabelita” se casó con el general en España en 1961. Con nula experiencia política, gobernó con graves problemas durante 632 días, hasta el 24 de marzo de 1976, cuando fue depuesta por el golpe militar. Ese día, la Presidenta subió a un helicóptero en la Casa Rosada, en una de las fotos íconos de la época. En pleno vuelo, el piloto le dijo que por una falla mecánica debía hacer una parada en Aeroparque. Al descender, Isabel Perón fue arrestada y la Junta Militar, presidida por el general Jorge Videla, tomó el mando. María Estela Martínez estuvo encarcelada durante los cinco años siguientes.

Como Presidenta se apoyó principalmente en su ministro de Bienestar Social y ex secretario personal de Perón, José López Rega. Este tuvo gran influencia sobre la entonces mandataria, y se convirtió en un virtual primer ministro. A “El brujo”, como se le conoció a López por su pasión por los ritos esotéricos, se le atribuye la creación de la organización ultraderechista Triple A, que realizó múltiples atentados y asesinatos contra la izquierda, incluso dentro de las filas del peronismo.

Tras ser liberada en 1981, Madrid se convirtió en la residencia habitual de Isabel Perón.

En Villanueva de la Cañada, 30 kilómetros al oeste de la capital española, la ex presidenta vive recluida y no da entrevistas. Durante todos estos años ha viajado en muy pocas ocasiones a Argentina, en una de las cuales dimitió como presidenta del Partido Justicialista, cargo que ocupaba desde la muerte de Perón.

Desde que llegó a España tuvo una vida pública, pero todo cambió cuando el 12 de enero de 2007, a los 77 años, fue detenida en su domicilio. El gobierno de Néstor Kirchner intentó extraditarla, al acusarla de secuestro y desaparición de un militante político en su gestión. Durante el proceso sufrió un accidente. Se cayó en las escaleras y se fracturó el brazo derecho, el cual nunca recuperó la movilidad habitual. Y con eso también llegó la soledad.

La ex Presidenta vive con su ama de llaves en la capital española. Cada mañana su chofer la lleva en un automóvil  Audi A4 gris, con ventanas blindadas, al médico o a hacer algún trámite. Antes de llegar a su actual residencia, María Estela Martínez vivió en la “Puerta de Hierro”, la mansión de Perón en Madrid, hasta que fue vendida por el juicio de la herencia del general promovido por las hermanas de Evita, la segunda mujer del ex mandatario.

Pero de los turbulentos años en el que estuvo a la cabeza de Argentina, la ex Presidenta nunca ha hecho comentarios. De hecho, quien fue su empleada desde 1973, cuando Perón regreso al poder, Rosario Alvarez Espinosa, y quien incluso estuvo encarcelada durante los cinco años con Isabel Perón, no supo más de ella a partir 1981, cuando le agradeció sus servicios y se decidió iniciar una nueva vida en España.

No hay comentarios

Agregar comentario