Una población de 17.500 personas hizo posible las estatuas de la Isla de Pascua

Reportaje
La Vanguardia, 04.10.2017
David Ruiz Marull
  • Un estudio concluye que en su época de máximo apogeo, Rapa Nui tenía mucha más gente que los entre 1.500 y 3.000 pobladores que encontraron los europeos en 1722

Moáis de la Isla de Pascua (iStockphoto)

Nadie creyó nunca que una sociedad formada por entre 1.500 y 3.000 individuos fuera capaz de construir las alrededor de 900 estatuas de la Isla de Pascua. Cuando el holandés Jakob Roggeveen y su tripulación llegaron al lugar en 1722 se encontraron con una civilización venida a menos. Pero esto no fue siempre así. Según un estudio de la Universidad de California, en su época de máximo apogeo, Rapa Nui contó con unas 17.500 personas.

A pesar de su aislamiento casi completo, los habitantes de la Isla de Pascua crearon una complicada estructura social y estas asombrosas obras de arte antes de un cambio dramático”, explica el antropólogo Cedric Puleston, autor principal de la investigación publicada en Frontiers in Ecology and Evolution.

A pesar de su aislamiento, los habitantes de la Isla de Pascua crearon una complicada estructura social

Los investigadores han examinado el potencial agrícola de la isla antes de que llegaran los europeos para intentar construir un cuadro del número de personas que podría haber sostenido. “Hemos tratado de resolver una pieza del rompecabezas, para calcular el tamaño máximo de la población. Parece que la isla podría haber apoyado a 17.500 personas en su apogeo“, apunta Puleston.

Las evidencias arqueológicas ya mostraban que los pueblos indígenas de la Isla de Pascua fueron mucho más numerosos que los 1.500-3.000 individuos que se encontraron en el siglo XVIII. Durante décadas se creyó que los habitantes de Rapa Nui había entrado en una carrera desenfrenada que les llevó hasta el ‘ecocidio’, hasta la destrucción de su propia civilización.

Durante décadas se creyó que los habitantes de Rapa Nui había provocado un ‘ecocidio’

Estudios recientes han llegado a la conclusión, sin embargo, que las tribus de la isla tenían “una estrategia de subsistencia más equilibrada” y entienden que es “poco probable que hayan puesto una tensión innecesaria sobre los recursos naturales terrestres”.

Puleston y sus colegas examinaron “mapas detallados”, tomaron “muestras de suelo de la Isla”, colocaron “estaciones meteorológicas”, usaron “modelos de población” y estimaron “la producción de camote (papa dulce)”.

Las estatuas gigantes son uno de los principales atractivos de la Isla de Pascua (Mivueltalmundo.com)

Con los resultados en la mano estimaron que el 19% de Rapa Nui podría haber sido utilizado para el cultivo de camote, que era la principal cosecha de alimentos. Utilizando tasas de natalidad y fallecidos vinculados a la disponibilidad de alimentos calcularon el tamaño de la población que el nivel de producción agrícola podría sostener.

El resultado -apunta Cedric Puleston- es una amplia gama de posibles máximos de población, pero para obtener los valores más bajos hay que asumir lo peor. Si comparamos nuestras estimaciones de la agricultura con las de otras islas polinesias, una población de 17.500 personas en este tamaño de la isla es totalmente razonable”.

Una población de 17.500 personas en este tamaño de la isla es totalmente razonable, dice el estudio

El antropólogo de la Universidad de California asume que si la población “cayó de 17.500 individuos a la pequeña cantidad que los misioneros contaron, la civilización rapanui presenta una imagen muy diferente de la población máxima de 3.000 personas o menos que algunos han sugerido”.

Su conclusión es que la Isla de Pascua es “fascinante” porque representa “un ejemplo extremo de un experimento natural de adaptación humana” que comenzó cuando personas de un solo grupo cultural se extendieron rápidamente a través de las islas del Pacífico.

Los diferentes ambientes que encontraron generaron una enorme diversidad en el comportamiento humano. Como un caso extremadamente inusual, tanto en sus logros culturales como en su transformación ecológica, la Isla de Pascua es notable e importante y conserva un aire de misterio“.

El estudio ayuda a entender como la población de Rapa Nui pudo construir los más de 900 moáis, pero aún no se ha esclarecido como se transportaron las inmensas estatuas de un lugar a otro de la isla.

El estudio no aclara cómo se transportaron las estatuas de un lugar a otro de la isla.

No hay comentarios

Agregar comentario