Alberto: méndigo de fotos y abrazos en el G20 y cómplice del chavismo y sus amigos

Columna
PanAm Post, 03.11.2021
Marcelo Duclos, estudios de periodismo (Taller Escuela Agencia) y maestría de Ciencias Políticas y Economía (Eseade)

Luego de hacer papelones en la cumbre de Roma, Fernández vuelve a dejar en evidencia la nefasta política internacional argentina

La política exterior del Frente de Todos, además del desastre económico de la gestión, fue uno de los ámbitos donde más quedó en evidencia el fracaso de la coalición peronista-kirchnerista. En la última cumbre del G20 realizada en Roma, Alberto Fernández se convirtió en el hazmerreír de las redes sociales, con una catarata de memes que reflejaban el triste rol del presidente argentino: el de un hombre desesperado, tratando de inmortalizar ante las cámaras algún momento de camaradería con el resto de los mandatarios. Como los flashes reflejaron, muchos dejaron en evidencia su incomodidad total.

Es que, además de las necesidades con los acreedores internacionales (que sugieren la posibilidad de un nuevo default), Fernández busca darle algo de credibilidad a un gobierno decadente para el mercado interno, en vísperas de unas elecciones legislativas que le traerán un duro golpe al oficialismo. Pero ni el mundo ni los argentinos le creen ya al compañero de fórmula de Cristina Kirchner. No es para menos, los desaciertos de su gestión dicen presente todos los días.

El papelón de hoy, del que seguro tomará nota la comunidad internacional, tuvo que ver con el arribo al país de un avión venezolano, sancionado por el Gobierno de los Estados Unidos. Sobre el Learjet 45, matrícula YV2716, procedente de Cochabamba, Bolivia, pesan sanciones diversas. Algunas son técnicas, por “volar de manera insegura y no profesional en la proximidad de aviones de la Fuerza Aérea estadounidense en el Carible”, pero otras también de índole política: para las autoridades norteamericanas, la nave sirve para “transportar importantes funcionarios del régimen de Nicolás Maduro”. El avión de la dictadura chavista, al servicio también del gobierno boliviano, trajo al país al expresidente Evo Morales.

El líder del Movimiento al Socialismo boliviano será la figura invitada de la presentación del libro “Operación rescate”, del español Alfredo Serrano Mancilla, que trata sobre la visión de la izquierda de la salida de Morales del país. En el evento participará también Rafael Correa, prófugo de la justicia ecuatoriana. Los dos exmandatarios tendrán una reunión privada con Alberto Fernández. Sí, el que luego dice presente en las cumbres internacionales con los mandatarios de las democracias más prestigiosas del mundo, pretendiendo que lo reconozcan como un par.

Difícil que los presidentes puedan sentirse cómodos con semejante personaje. Difícil también que Argentina recupere algo de la imagen que perdió en el mundo con un gobierno impresentable como este.

No hay comentarios

Agregar comentario