Cierre de embajada

Carta
La Tercera, 09.06.2020
Jeff Peet M., ex director de Prensa y Difusión (Ministerio de RREE)

Es lamentable el cierre de la embajada de Chile en Grecia por, como dice nuestra Cancillería, falta de “relevancia política, relaciones culturales, capacidad de innovación y desarrollo”. Tal medida implicará el retiro de Chile del sudeste europeo, porque el ministro Teodoro Ribera omite señalar que aparte se terminan sus concurrencias en Serbia y Chipre.

Grecia tiene una embajada en Santiago y, por ende, el Canciller no entiende la reciprocidad, principio básico de las relaciones entre países. Pero Chile además menosprecia a la cuna de la civilización occidental y de la democracia, en momentos en que su Primer Ministro es reconocido como el más efectivo de Europa, para manejar la crisis sanitaria que atravesamos. Bien haría entonces el Canciller Ribera, a la luz de las cifras de contagiados y fallecidos de Covid-19 en Chile, en estudiar qué hizo Grecia. Ciertamente, su éxito no fue ni por “falta de innovación, ni desarrollo”.

El ministro tampoco considera la oportunidad, porque retira a una de las pocas embajadoras de carrera que ha nombrado, tres meses antes de que Grecia celebre 200 años de independencia, el hito más importante de su historia moderna.

Así como cuesta creer tanta improvisación, no se entiende que se le dé la espalda a una nación democrática y no a la dictadura de Ortega en Nicaragua o a la ominosa teocracia iraní, manteniendo embajadas en Managua y Teherán, respectivamente.

El cierre de nuestra embajada en Grecia es una muestra más de que la política exterior chilena carece de visión de Estado y de valores irrenunciables.

No hay comentarios

Agregar comentario