Cierre de embajadas gatilla renuncias de Gloria de la Fuente y Cristián Barros al Consejo de Política Exterior de la Cancillería

Reportaje
La Tercera, 17.06.2020
Vanessa Azócar
“Creo pertinente retirarme de esta instancia, esperando que en el futuro este Consejo pueda efectivamente convertirse en un espacio real de intercambio de puntos de vista", planteó la presidenta de Chile 21 en la carta de renuncia que hizo llegar ayer al ministro Teodoro Ribera.

Me dirijo nuevamente a usted para expresarle mi sorpresa por su falta de respuesta al correo electrónico que envié la semana pasada manifestándole mi preocupación por el anuncio del cierre de un conjunto de embajadas en el exterior y la nula información para el Consejo Asesor Permanente de Política Exterior, recientemente conformado y del cual me ha invitado a formar parte”.

Así parte la carta que ayer, 15 de junio, Gloria de la Fuente, actual presidenta de Chile 21 e integrante del Consejo Para la Transparencia, le hizo llegar al canciller Teodoro Ribera, informando de su renuncia al recién estrenado organismo consultivo encargado de asesorar al Ministro de Relaciones Exteriores en materias de relaciones internacionales.

Creo pertinente retirarme de esta instancia, esperando que en el futuro este Consejo pueda efectivamente convertirse en un espacio real de intercambio de puntos de vista, que creo es el espíritu de la ley que le da origen”, planteó De la Fuente en su carta al ministro.

La decisión de la cientista política se suma a la renuncia del exsubsecretario de Relaciones Exteriores, Cristián Barros, que se hizo efectiva la semana pasada a través de otra carta al ministro Ribera. En ella el ex embajador de Chile en la India, Italia, Perú, Reino Unido y Dinamarca aduce las mismas razones: la falta de información respecto del cierre de las embajadas de Chile en Argelia, Dinamarca, Grecia, Rumania y Siria.

Consultado por La Tercera PM, Barros confirmó su dimisión del Consejo de Política Exterior: “Efectivamente, renuncié hace unos días”. El diplomático añadió que “el espíritu del consejo es tratar temas que tengan relevancia para la política exterior chilena”. Por lo mismo, a su juicio, es inexplicable que no se debatiera sobre una determinación de esta naturaleza.

El cierre de embajadas es una política exterior que se va a implementar y que tiene mucha profundidad. No es si vamos a tener un cónsul más o menos. Usted cierra cinco embajadas y tres de ellas en la Unión Europea. Cómo vamos a trabajar en la ampliación del acuerdo con la UE si estamos cerrando tres embajadas”, comenta Barros.

Hasta el cierre de esta edición, ni Barros ni de la Fuente habían tenido respuesta del ministro sobre sus renuncias. La Cancillería tampoco se refirió al tema tras la consulta de este medio. Esta tarde, Ribera asistirá a la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados para tratar el tema del cierre de embajadas. La semana pasada hizo lo propio en el Senado.

 

Un consejo diverso

Con la salida de Barros y De la Fuente el consejo consultivo quedará con 30 miembros. Fue el propio canciller quien entre marzo y abril contactó a los participantes de la nueva mesa asesora -que operó por primera vez el pasado 28 de mayo- y que por ley está llamada a entregar “recomendaciones respecto de los problemas relativos a las relaciones internacionales que someta a su consideración el Ministro de Relaciones Exteriores”.

En ese momento, varios de los invitados expresaron sus dudas al ministro debido a que su experiencia profesional y pública está lejos del área de la política exterior, pero Ribera los animó a integrarse explicando que la idea del órgano era recoger opiniones externas.

Así, el grupo quedó compuesto por académicos, economistas, exministros, exparlamentarios y excomandantes en jefe de las tres ramas de las Fuerzas Armadas.

Entre los convocados por el gobierno figuran las ex ministras Mariana Aylwin y Vivianne Blanlot, el director de Imaginacción y exministro Enrique Correa (PS); el ex presidente de RN, Carlos Larraín, el ex diputado UDI Darío Paya; la economista Andrea Repetto; el empresario Alfonso Swett; el ex director de El Mercurio Cristián Zegers; el periodista Ascanio Cavallo; el exagente de Chile ante La Haya en la demanda de Bolivia, Claudio Grossman. Además, del general (r) Óscar Izurieta Ferrer (Ejército), el almirante (r) Miguel Ángel Vergara (Armada) y el general (r) Jorge Robles (FACh), entre otros.

En esa oportunidad, De la Fuente pidió al secretario de Estado fijar el criterio con que se elegirían los temas a tratar y la periodicidad de las reuniones.

La posterior confirmación de que Chile cerraría cinco embajadas motivó que la presidenta de Chile 21 enviara la semana pasada una carta al ministro señalando su incomodidad por la omisión del tema en la única reunión del Consejo.

Asumo que, de acuerdo a la ley 20.080 en su artículo 6, el Consejo es un organismo consultivo, que está encargado de asesorarle en las materias relativas a las relaciones internacionales que usted someta a su consideración, así como colaborar en la labor de velar por la unidad de la política exterior, asegurando así una mirada de Estado. No obstante, para que esta mirada de Estado logre legitimidad, se hace imperativo un diálogo democrático entre las distintas voces convocadas, de lo contrario, nuestra labor como consejo y nuestra participación no tiene mucho valor y sentido”, señaló De La Fuente en su carta al ministro.

En su mensaje la cientista política añadió:

No me queda claro cómo la decisión de cerrar embajadas, que puede afectar nuestros intereses estratégicos, tal como lo han señalado una serie de actores por estos días, se realiza sin informar y sin claridad en el fundamento que lleva a esa toma de decisiones y sin que, además, no haya espacio para la deliberación”.

El mensaje -que no tuvo respuesta del ministro- sí motivó un debate entre algunos de los miembros de la instancia que se dividió entre quienes secundaron el planteamiento de De la Fuente y quienes consideraron que es el ministro quien tiene la prerrogativa de establecer los temas a tratar en el consejo.

Está en suspenso si Barros y de La Fuente serán los únicos automarginados de la instancia. “Estoy evaluando mi participación”, comenta otro miembro que plantea sus dudas sobre la real incidencia que tienen las opiniones del grupo en Cancillería.

No hay comentarios

Agregar comentario