Cómo la China de Xi llegó a parecerse a la Rusia zarista

Columna
Diario Financiero, 18.06.2021
Jamil Anderlini, Finantial Times Ltd.

El Partido Comunista de China celebra su centenario en medio de la creación de mitos y una renovada represión

Según sus propias estadísticas y el Fondo Monetario Internacional (FMI), China es uno de los lugares más desiguales del mundo, con una desigualdad mucho peor que la de mayoría de las sociedades capitalistas. Hoy en día, apenas el 35% de los 92 millones de miembros del Partido Comunista (PCCh) están clasificados como obreros o campesinos, menos que la proporción categorizada como burócratas, gerentes o profesionales.

En realidad, el último partido comunista gobernante de un país importante se ha transformado en un partido conservador reaccionario empeñado en preservar el poder de las élites capitalistas estatales, y en promover una distintiva forma de imperialismo etno-nacionalista del siglo XIX.

Pero nada de esto podrá arruinar las festividades conforme el PCCh celebra el centenario de su fundación el próximo mes.

En términos simples, el siglo del PCCh se puede dividir en cuatro épocas distintas. Las tres primeras son el período revolucionario de los años veinte, treinta y cuarenta; la brutal era maoísta que siguió al establecimiento de la República Popular en 1949; y la liberación económica y política bajo Deng Xiaoping y sus sucesores.

Xi Jinping es el primer líder chino desde la muerte de Mao en 1976 que no fue elegido por Deng, y él conscientemente se ha propuesto definir una cuarta era en el gobierno del partido. Esto implica una dramática expansión de las fuerzas armadas de China; una postura mucho más asertiva a nivel mundial; y una supresión total de la disidencia. Económicamente, Xi ha presentado una visión de autosuficiencia dominada por el Estado que un exfuncionario del Banco Mundial ha descrito como un plan económico de “tiempos de guerra”.

La comparación política más precisa es probablemente con Rusia en el siglo XIX, bajo ell zar Nicolás I o Alejandro III. El “Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era” se insertó en la Constitución en 2017 y, desde entonces, ha sido ensalzado sin cesar. Aunque los funcionarios del partido tienen dificultades definiendo con claridad esta nueva ideología, ella describe una política profundamente conservadora que se asemeja mucho al dogma de “ortodoxia, autocracia y nacionalidad” –también conocido como “fe, zar y patria” –de Nicolás I.

En lugar de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Xi ha enfatizado una mezcla pseudoreligiosa de marxismo, confucianismo y maoísmo achinados. Los otros dos pilares de gobierno del PCCh en la actualidad – la autocracia y el etnonacionalismo – son prácticamente idénticos a los de Nicolás I, aunque el encarcelamiento masivo y la reeducación de musulmanes uigures, y de otras minorías, son más ambiciosos que cualquier intento de los zares en tiempos de paz.

Para el PCCh de hoy, el colapso de la Unión Soviética ocupa el mismo febril lugar en la imaginación que la revolución francesa ocupó en la de los Romanov. Este miedo al colapso, a la desintegración y a la revuelta popular es quizás la fuerza más poderosa detrás del marcado giro autoritario del Partido Comunista durante la última década.

Junto con esta nueva represión, Xi ha abolido uno de los grandes secretos del éxito y de la longevidad del partido. A partir de finales de la década de 1970, Deng prohibió los cultos a la personalidad e introdujo el liderazgo colectivo; los mecanismos para la democracia dentro del partido; los límites de mandato para los principales líderes; y un proceso para la transferencia pacífica de poder entre generaciones de funcionarios.

Xi ha revertido todas estas innovaciones. Al hacerlo, bien puede que haya extendido su propio mandato, pero es probable que haya acortado la vida del partido.

No hay comentarios

Agregar comentario