El negocio de la migración para Maduro: venezolanos en el exterior mandan dinero al país y empujan la economía

Reportaje
El Líbero, 03.10.2021
Diana Lozano

Un total de 5 millones 577 mil venezolanos han salido de su país desde el 2015; y 3 de cada 4 envía dinero mensualmente a sus familiares. De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional, para el 2019 los venezolanos en el exterior enviaban 4.ooo millones de dólares en remesas.

Mensualmente le mando a mi mamá el equivalente a 100 dólares. Con este dinero ella compra su comida. Afortunadamente hace trabajos de costura, lava, plancha ropa y recibe su pensión. Así logra aguantar un poco”. El que habla es Alejandro, un profesional en Comunicación Social con estudios de postgrado que está residenciado en Santiago desde hace más de un año. Su mamá tiene 76 años y vive en Caracas.

Él hace parte de los venezolanos que mandan dinero a su país y que, de paso, no pueden votar desde el exterior. Así es como los migrantes se convierten en un beneficio para el régimen de Nicolás Maduro: envían remesas a esa nación, no pueden participar desde el extranjero de las elecciones que se celebren en Venezuela y en las que seguramente votarían en contra del régimen. La guinda: no requieren servicios básicos en su país de origen, sino en el que los recibe.

Estos fueron algunos de los beneficios que el politólogo Luis Salamanca, el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Venezuela, Benigno Alarcón; y el economista y director de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, esbozaron cuando se les preguntó sobre las consecuencias que la diáspora venezolana le genera al gobierno del heredero político del fallecido Hugo Chávez.

“El régimen venezolano crea el problema y se beneficia de él. Para el régimen la migración es positiva. Cuando Nicolás Maduro busca llevarse a la gente de vuelta lo que está es haciendo propaganda”, asevera Salamanca.

Y es que precisamente esta semana, Maduro anunció que mandaría aviones a buscar a sus compatriotas a Chile. El gobernante venezolano responsabilizó a:

“la derecha pinochetista, xenófoba y discriminatoria” de los lamentables hechos en los que las pertenencias de un grupo de venezolanos que acampaban en una plaza de Iquique fueron quemadas en plena vía pública. “De inmediato procedamos a un plan ‘Vuelta a la Patria’ de todos los venezolanos y venezolanas que están en Iquique, Chile, perseguidos, atacados por la xenofobia de una derecha pinochetista”, dijo Maduro.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas son aproximadamente 6 millones los venezolanos que han salido de su país desde 2015. En Chile, hay registro de medio millón de venezolanos, siendo la comunidad de extranjeros más numerosa. Mientras una minuta enviada por el Gobierno a los parlamentarios oficialistas indica que solo en 2021 ingresaron de manera irregular al país 18.090 venezolanos.

 

Esperar una remesa en Venezuela para comer

“En buena medida a Maduro le conviene la salida de venezolanos del país por el tema de las remesas, que implican una fuente de ingresos importantes para los venezolanos que se quedan”, explica el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, Benigno Alarcón.

Ana Karina, que vive en Santiago desde hace casi 4 años, mandan dinero a Venezuela, no para lujos, sino para que sus familiares puedan comer. En el caso de ella y de su hermana, el envío de divisas es quincenal. “Netamente para comida de mi papá. Entre las dos mandamos un promedio de 150 dólares. Eso sí, cuando él requiere otras cosas como medicamentos o ropa es dinero que se manda aparte”. Rosa, de 47 años, se gana la vida en Santiago limpiando casas y planchando. Con lo que gana le alcanza para enviar mensualmente 200 dólares. La suma también alcanza solo para comer y medicamentos. “Lo usan  para medio sobrevivir”, confiesa.

La Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida 2021 (Encovi), elaborada por la UCAB, cuyos resultados fueron dados a conocer esta semana, dice que al 2021 suman 5 millones 577 mil los venezolanos que han salido de su país. En el 2000, un año después de que Chávez tomara el poder, la cifra de venezolanos en el exterior era de 317, según esa misma encuesta.

“En Venezuela no se publican estadísticas oficiales sobre los movimientos migratorios. La migración reciente venezolana se ha dirigido principalmente a países de la región como Colombia, Perú, Ecuador o Chile”, se indica en el estudio en cuestión.

 

La Encovi arrojó datos importantes en cuanto al tema de las remesas enviadas a Venezuela:

  • 3 de cada 5 venezolanos en el exterior envían ayudas en dinero o especie a su hogar de origen.
  • 57% de esos envíos se hacen 1 o 2 veces al mes.
  • 60% de esas ayudas se reciben en dólares, 25% en bolívares, 14% en pesos colombianos y 1% en euros.

Para Luis Salamanca:

“sin las remesas la catástrofe económica sería más visible”. “Hay una catástrofe monetaria en Venezuela, hay gente que se está muriendo de hambre. Las remesas ayudan a aliviar esa catástrofe humanitaria, aunque hay gente que no come completo incluso recibiendo remesas”, aseveró.

Por su parte el economista Luis Vicente León advierte que:

“la remesa no tiene un primer beneficiario en Maduro, sino en gente muy empobrecida que es ayudada por su familia en el exterior. En adición puede ser un ingreso relevante del país y claro que ayuda macroeconómicamente al gobierno y al país”.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional, para el 2019 los venezolanos en el exterior enviaban 4.ooo millones de dólares en remesas.

 

‘El régimen no inscribe a los migrantes en el registro electoral’

Además de ser venezolanos que envían dinero periódicamente a su país; Alejandro, Ana Karina y Rosa tienen en común que nunca han participado desde el exterior en un proceso de votación para elegir las autoridades de su nación.

“Para el régimen de Maduro la migración tiene un efecto político que se constituye en la cantidad de electores que están fuera del país y que no pueden votar, que tienen un derecho que no pueden ejercer porque el régimen no inscribe a los migrantes en el registro electoral. Para el régimen son votantes que ya no van a poder sufragar en contra del gobierno”, afirma Salamanca.

El politólogo y académico explica que desde hace aproximadamente 15 años no hay inscripciones de venezolanos en el exterior en el registro electoral. Y hace los siguientes cálculos:

“En Venezuela hay 30 millones habitantes y de ese total votan 20 millones, es decir, el 60%. Entonces, en igual proporción, de los 6 millones de venezolanos que se han ido del país, un 60% serían votantes, es decir, 3,5 millones aproximadamente”.

 

“De esos 3 millones y medio de electores que están fuera de Venezuela, solo están inscritos para votar desde el exterior 110.000, porque estaban registrados desde antes y 3,5 millones es una cifra bastante importante en cualquier elección, entonces para Maduro es muy positivo que estas personas estén en el exterior”, agrega Salamanca.

 

“Cuando Nicolás Maduro busca llevarse a la gente de vuelta lo que está es haciendo propaganda”, dice el politólogo Luis Salamanca.

Alarcón coincide en que es claro que la amplia mayoría de esos votos, si pudieran emitirse, serían a favor de los candidatos de oposición. “Un 90% de los venezolanos que salen del país lo hacen porque están en desacuerdo con el gobierno y eso de alguna manera reduce el caudal de votos en contra del oficialismo”, señala.

Para el Director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, hay un beneficio adicional para Maduro por cuenta de los migrantes:

“Cada venezolano que sale, al tiempo que implica una carga para el Estado receptor, se convierte en una reducción de la carga para el Estado venezolano. Es un venezolano al que no hay que prestarle servicios hospitalarios ni atender ninguna de sus necesidades, es un alivio para su Estado de origen”.

 

“Hay muchos efectos secundarios de ese proceso. Lo negativo para el país de origen de estas personas es que pierde masa crítica, trabajadores, inversión pre hecha en educación, juventud e historia. En los países receptores se puede generar un problema económico y social, cuando no es una migración planificada -que en las crisis no suele serlo-, y al mismo tiempo, como lado positivo de la moneda, se da la importación de conocimientos, inversiones -por parte de los migrantes de estratos altos y medios- y de mano de obra básica, cuando se trata de personas en los estratos más bajos”, explica León.

 

“Hemos perdido un capital humano cuya formación le costó al país cantidades enormes de dinero y ahora otros países lo están aprovechando”, plantea Salamanca al respecto.

En todo caso, lo cierto es que luego de lo ocurrido en Iquique, Maduro mandó a esa localidad a Arévalo Méndez, su embajador en Chile. Ofreció retorno a los venezolanos, pero ninguno quiso regresar.

Sobre este asunto se pronunció el embajador del gobierno interino de Juan Guaidó en Chile, Carlos Millán.

“El Plan Vuelta a la Patria propuesto por Nicolás Maduro y su vocero en Chile representa una estafa para los venezolanos que han huido de la emergencia humanitaria compleja provocada por el régimen. Los venezolanos no se dejan engañar y prefieren estar en la calle antes de volver a la situación que existe en el país, donde según el último estudio Encovi hay 94,5% de pobreza y 76,6% de pobreza extrema. Por eso los venezolanos buscan salir de un sistema fracasado donde impera la corrupción y la violación sistemática de derechos humanos”, subraya.

No hay comentarios

Agregar comentario