Javier Pérez de Cuéllar, el embajador de la paz, falleció a los 100 años

Obituario
El Comercio, 05.03.2020
Redacción EC
Gran pérdida. El ex secretario general de las Naciones Unidas y ex primer ministro falleció ayer a los 100 años. La cancillería informó que sus restos serán velados en Palacio de Torre Tagle.

Javier Pérez de Cuéllar falleció el miércoles 4 de marzo a los 100 años de edad | Foto: GEC

El ilustre diplomático peruano Javier Pérez de Cuéllar falleció ayer a los 100 años en su domicilio, en San Isidro. Así lo confirmaron sus familiares a El Comercio anoche.

Sus restos serán velados hoy en privado y mañana en el Palacio de Torre Tagle, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pérez de Cuéllar fue elegido secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1981 por cinco años y reelegido por el mismo período en 1986.

Fue uno de los peruanos con mayor prestigio internacional. Antes que él, el único peruano que había ocupado un cargo de gran envergadura fue Víctor Andrés Belaunde, presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas entre 1956 y 1960.

Desde su cargo en la ONU, Pérez de Cuéllar denunció el sistema del apartheid, régimen de segregación racial instalado en Sudáfrica en el siglo pasado.

Además, entre sus innumerables aportes destacan su lucha por la paz, los derechos humanos, la democracia y la libertad de expresión.

Como diplomático, su primera misión fue en París en 1946, como tercer secretario de la embajada peruana.

Durante su estadía en esa ciudad conoció a Yvette Roberts, ciudadana francesa con la que tuvo dos hijos: Francisco y Cristina, más conocida como Pitusa.

Su primer puesto como embajador lo asumió en Berna, Suiza.

En Nueva York, Estados Unidos, se le presentó la oportunidad de asumir pedidos de la ONU, alentado por la cancillería.

El diplomático austríaco Kurt Waldheim, secretario general de las Naciones Unidas entre 1972 y 1981, le encargó una misión en Chipre. Luego, lo hizo subsecretario de la ONU.

 

Vida política y familiar

El insigne diplomático peruano también se desempeñó como presidente del Consejo de Ministros y ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de transición de Valentín Paniagua.

Tras la gestión de Paniagua, fue embajador en Francia y ante la Unesco.

En enero pasado, Francisco Pérez de Cuéllar recibió a El Comercio en su casa en San Isidro, en el contexto de las celebraciones por los 100 años de vida de su padre.

Francisco recordó que, después del Perú, Francia fue el país donde más vivió su padre, cuya carrera lo llevó a Nueva York (Estados Unidos), Londres (Inglaterra), La Paz (Bolivia), Río de Janeiro (Brasil), entre otras ciudades.

Francisco y Cristina Pérez de Cuéllar también recordaron que a fines de julio de 1990, cuando Alberto Fujimori juró como presidente de la República, invitó a su padre a Palacio.

Allí, Pérez de Cuéllar, quien aún lideraba la ONU, ofreció a Fujimori gestionar una reunión con los líderes de las multilatelares financieras.

Luego se enfrentó electoralmente con Fujimori en las elecciones generales de 1995.

Que aceptara postular a la presidencia de la República fue una sorpresa para su familiares y amigos. Lo hizo con el partido Unión por el Perú, del cual luego se desvinculó completamente.

Con 75 años, Pérez de Cuéllar optó por iniciar su campaña electoral en Puno para demostrar que era capaz de recorrer el Perú profundo.

En el 2012, Pérez de Cuéllar publicó “Memorias. Recuerdos personales y políticos” (Aguilar) y dos años después la novela “Los Andagoya” (Penguin)

 

Reacciones

Tras confirmarse el fallecimiento del diplomático, el presidente Martín Vizcarra lamentó la noticia y destacó que “dedicó su vida entera al trabajo por engrandecer” al Perú.

Lamento profundamente el fallecimiento de don Javier Pérez de Cuéllar, insigne peruano, demócrata a carta cabal, quien dedicó su vida entera al trabajo por engrandecer a nuestro país. Expreso, en nombre de todos los peruanos, mis sentidas condolencias a su familia”, escribió en Twitter.

En tanto, la cancillería emitió un comunicado en el que destaca que Pérez de Cuéllar dedicó su vida al servicio del Perú y de la comunidad internacional, y ejerció con probidad y compromiso las responsabilidades que le fueron asignadas.

No hay comentarios

Agregar comentario