‘La marca Chile está rota’: El duro análisis de New York Times

Columna
El Dínamo, 07.03.2020
Ana María Lizana

Al regreso de la democracia, desde el New York Times aseguran que "los gobernantes de la democracia no alteraron estos fundamentos (de la actual constitución chilena), lo que permitió el aumento grotesco de las tasas de desigualdad".

El New York Times fue espacio nuevamente para un duro análisis que el columnista,  Aquiles Esté, realizó a nuestro país desde el estallido social que tuvo lugar el pasado 18 de octubre del 2019.

En esta columna repasó de manera cronológica los hechos acontecidos desde el 18-O, lo que dio como resultado el plebiscito que se realizará el próximo 26 de abril para saber si la ciudadanía está de acuerdo o no con la redacción de una nueva constitución chilena.

Pese a que las manifestaciones tuvieron su baja durante el mes de febrero, al término de ese mes y comienzo de marzo, reanudaron con mayor ímpetu. Esto lo evidenció en lo sucedido en el Festival de Viña del Mar 2020.

Decenas de manifestantes querían aprovechar la visibilidad del Festival de Viña del Mar para dejar claro que la ira colectiva sigue despierta. Con esto se confirma que la “marca Chile”, la noción generalizada de que ese país es la democracia más estable y próspera de América Latina gracias a su revolución capitalista, está rota”, sentenció el columnista.

Asimismo, proyecta que si se instala esta “percepción de fracaso del modelo chileno la región perderá un referente que servía como ejemplo de sus posibilidades de desarrollo. Y el riesgo es muy grande: Chile podría unirse a la deriva latinoamericana que se ha dejado seducir por populismo mesiánico, con su saldo de fragilidad política, económica e institucional”.

De esa forma, Esté advierte que América Latina no puede dejar “morir la marca Chile”, agregando que la democracia liberal y la economía de mercado son los medios efectivos para un desarrollo estable.

En adición, hace un repaso a los antecedentes chilenos que llevaron al requerimiento de los ciudadanos de pedir una nueva Carta Magna para nuestro país. Recordó a Salvador Allende, como el “primer marxista en alcanzar la presidencia por vía del voto”, cuando abruptamente esto fue interrumpido por el golpe militar del año 1973 por Augusto Pinochet, instalándose en el poder hasta 1990.

Tras esto, Aquiles Esté indica que hasta la actualidad, “Chile había permanecido en una envidiable situación de estabilidad (…) Todo esto se logró al amparo de un experimento neoliberal que no se dio con la misma profundidad en ninguna otra democracia latinoamericana”.

Así, agrega que la constitución de Pinochet fue “impuesta a sangre y fuego”. Aquella constitución dio pie para “un programa radical de privatización de empresas públicas y un sistema privado de pensiones (…) El resultado de este experimento ha sido el auge de las entidades financieras en detrimento de las sumas miserables de jubilación que reciben los trabajadores”.

Al regreso de la democracia, Esté es enfático en señalar que “los gobernantes de la democracia no alteraron estos fundamentos, lo que permitió el aumento grotesco de las tasas de desigualdad”.

Este ha sido el caldo de cultivo de las protestas de los últimos meses que han dejado la percepción de que los chilenos no marchan juntos hacia un destino común. Para retomar el sentido de unidad, la clase política accedió a las demandas ciudadanas de, entre otros reclamos, repensar la constitución”, concluyó.

No obstante, indica que es “legítimo” todo lo pedido en las calles, pero que existe el riesgo de retroceso hacia un “marco populista real (…) Sería una desgracia para Chile y para América Latina, una región que parece destinada a erigir proyectos de desarrollo frustrado. Por eso al Chile liberal debemos protegerlo todos”.

Se deben preservar las conquistas establecidas en la constitución chilena y solo modificar los elementos que han incentivado la desigualdad. Pero ¿quién mediará entre la derecha católica y feudal y la izquierda adolescente que ha dominado el pulso de las protestas?”, puntualizó el columnista.

Finalmente, desde el New York Times, concluye lo siguiente: “Chile debe seguir siendo un modelo para todos, por lo que es requisito defender los avances que permitieron su estabilidad pero sin dejar de buscar las condiciones de una prosperidad compartida. Ese debería ser el destino de la nueva marca Chile”.

No hay comentarios

Agregar comentario