La represión corporativa de China está recién empezando

Reportaje
El Mercurio, 13.08.2021
Jing Yang, Keith Zhai y Quentin Webb (Wall Street Journal)

Las señales apuntan a que habrá más turbulencia a futuro:

Las autoridades reguladoras están presionando a las empresas para que hagan más por cumplir los objetivos del Partido Comunista, desconcertando a los mercados.

En los últimos meses, China hizo estallar lo que habría sido la oferta pública inicial más grande del mundo, dio inicio a investigaciones sobre algunas de sus principales compañías tecnológicas y aniquiló más de un billón de dólares en valor de mercado mientras los inversionistas luchan por ponerse a cubierto.

Hay muchas señales de que esto aún no termina inversionistas, analistas y ejecutivos de compañías creen que el gobierno está recién empezando en su impulso por realinear la relación entre la empresa privada y el Estado, con el objetivo de asegurar que las compañías hagan más por atender las preocupaciones económicas, sociales y de seguridad nacional del Partido Comunista. Las ambiciones de largo alcance del gobierno que lidera X Jinping prometen consecuencias serias y a menudo impredecibles para la empresa, aseguran estas personas; y mantener contentos a los inversionistas extranjeros no es una prioridad.

Eso significa más riesgos para las personas que han invertido miles de millones de dólares en empresas chinas de rápido crecimiento con la esperanza de sacar provecho de la única industria tecnológica que puede competir con Silicon Valley. “Esta ronda de tormenta de gobierno todavía no ha llegado a la etapa de calma”, manifestó Fang Xingdong, un exemprendedor de internet y fundador del instituto de estudios China Labs con sede en Beijing.

Las principales empresas privadas del país se han beneficiado con años de supervisión reguladora negligente, indicó, y se requerirá de un largo tiempo para que las autoridades lo aborden Desde noviembre, la entidad reguladora ha llevado a cabo más de 50 acciones reales o reportadas que abarcan finanzas, seguridad de datos e igualdad social, según muestra un resumen del 29 de julio de Goldman Sachs Group Inc; más de una acción por semana. Entre ellas, ha estado frustrar una impresionante salida a la bolsa de Ant Group Co,; multar a su compañía hermana Alibaba Group Holding Ltd. Con una suma récord de US$ 2.800 millones por incumplimiento de las normas antimonopolio, y bloquear una fusión respaldada por Tencent Holdings Ltd.

Quizás, el ritmo se intensificó cuando empezó una revisión de ciberseguridad en Didi Global Inc., días después que la empresa de transporte privado salió a la bolsa en Nueva York, y de una abrupta declaración de que la enseñanza extraescolar no debería ser una industria con fines de lucro.

Otras industrias en la mira incluyen bienes raíces y reparto de comidas, En una reunión privada con representantes de bancos y firmas de inversión del mundo el 28 de julio, el vicepresidente dela Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC), Fang Xinghai, señaló a los asistentes que las severas medidas recientes eran problemas específicos de la industria y que China no tiene ninguna intención de desacoplarse de los mercados globales, de acuerdo a personas al tanto de las discusiones, Algunos financistas que asistieron dijeron que no estaban convencidos.

Observaron que Beijing en efecto había echado abajo una industria de miles de millones de dólares —la enseñanza extra escolar— con una sola orden administrativa, La CSRC y la Administración del Estado para la Regulación del Mercado, la que tiene una amplia competencia que abarca desde antimonopolio hasta reparto de comidas, no respondieron a las solicitudes de entregar algún de fax. Las autoridades chinas han enviado señales mixtas sobre si tienen la intención de seguir adelante.

La semana pasada, un periódico chino afiliado a la agencia estatal de noticias Xinhua criticó el juego por dinero en línea y lo calificó como “opio para la mente”. El artículo causó preocupación en cuanto a que los populares juegos de Tencent pudieran verse arrastrados hacia una represión reguladora más amplia. En una señal de lo frágil que se ha vuelto el sentir delos inversionistas, eso fue suficiente para desencadenar una liquidación del mercado.

El artículo más tarde desapareció para luego volver a aparecer en una forma más atenuada, sin la frase de “opio para la mente”. El mismo dí, el principal departamento de propaganda del Partido Comunista, el que tiene el control sobre qué libros, películas y juegos se pueden lanzar, emitió una nueva norma para limitar el rol de los algoritmos en la distribución de contenido, una acción que podría frenar el crecimiento de compañías como Byte Dance Ltd. Y Tencent. El departamento no respondió a una solicitud de entregar algún comentario. El gobierno ha ofrecido pocos detalles sobre las diversas investigaciones que ahora tiene en marcha, o cuándo concluirán. En algunos casos, aún no se han puesto en práctica políticas detalladas. Las autoridades han estado revisando minuciosamente registros y cuestionando colecciones de datos por parte de algunas compañías, de acuerdo a empleados de empresas tecnológicas. Igualmente, han descargado contratos y registros financieros, y reunido correos electrónicos y comunicaciones internas Han manifestado a algunas compañías también que deberían reducir su participación en el mercado para cumplir con las exigencias antimonopolio. Lo que es especialmente preocupante para algunos inversionistas y gente de empresa es que los reguladores mismos no parecen saber dónde termina todo esto. A fines de julio, las autoridades reguladoras expusieron nuevas pautas que requieren que las compañías proporcionen beneficios básicos a los conductores de reparto de comidas, tales como un salario mínimo y cobertura de seguro. Cuando algunas compañías se contactaron con la entidad reguladora pertinente en busca de más detalles, esta proporcionó una guía indicó que también está tratando de resolverlo, de acuerdo a una de las personas. China tiene un historial de idear cambios de política repentinos de acuerdo a objetivos a largo plazo. A veces las consecuencias son severas. En diciembre de 2020, una alta autoridad china de regulación bancaria señaló que la industria de préstamos entre particulares se había “reducido a cero” después de una represión que empezó en 2018. Las iniciativas más recientes están motivadas por ambiciones mucho más grandes, con un mayor sentido de urgencia para que Beijing actúe.

El país ha tenido una recuperación impulsada por las exportaciones luego de la pandemia de covid-19, lo que ha dejado a los líderes más espacio para ajustar la economía y correr el riesgo de molestar a los inversionistas extranjeros.

El producto interno bruto creció el 12,7 % en la primera mitad de este año, lo que deja al país firmemente en condiciones de superar su objetivo para el año completo del 6%. Mientras tanto, las altas tensiones con EE.UU. No han aminorado bajo el Presidente Biden. Eso ha foco de China en seguridad y ciencia.

Con eso como trasfondo, Xise está moviendo activamente para abordar las prioridades soci les, económicas y de seguridad nacional que en muchos casos han estado rezagadas por años, “No es la primera vez que hay un giro en U en el marco regulador de China”, observó Robin Xing, economista jefe para China de Morgan Stanley. Una diferencia esta vez, indicó, es que las compañías que cotizan en bolsa en EE.UU.

Y son ricas en datos son un objetivo, “lo que hace que el impacto de la reconfiguración sea más palpable para los inversionistas globales”, Con base en los primeros reacondicionamientos de la regulación, Xing estima que pasará un año o dos antes de que haya más claridad sobre el nuevo marco de China. La lista de pendientes de Chinas larga.

Entre otras cosas, las autoridades quieren abordar los costos incontrolables de la educación, la salud y la vivienda, lo que podría hacer que fuera más difícil detener la disminución en el crecimiento poblacional del país, El año pasado, China anunció que había tenido éxito en la erradicación de la pobreza extrema, y había alcanzado el objetivo de décadas de llegar a ser lo que denominaba como “una sociedad moderadamente próspera”. Su prioridad ha cambiado desde entonces para abordar una brecha persistente entre ricos y pobres.

La preocupación por el problema ayuda a explicar los nuevos intentos del país por mejorar la competencia en comercio electrónico y otros mercados, y obtener mejores acuerdos para los trabajadores temporales, por ejemplo: los conductores de reparto de comidas que trabajan para los gigantes en línea como usan en tecnología, la preocupación de China hasta cierto punto refleja aquella de los gobiernos occidentales sobre el poder del mercado, el uso de datos y otros problemas. Bei Jing también vio el poder del sector como un desafío para el suyo propio, lo que influyó en su represión. Para los inversionistas, el entendimiento de las razones fundamentales solo llega hasta cierto punto, dijo Logan Wright, director de investigación de mercados de China en Rhodium Group.

“Eso no cambia realmente la percepción de que puede haber más riesgos reguladores en el horizonte. Y que esto en realidad no ha terminado”, comentó.

Hay límites naturales en lo que puede hacer la entidad reguladora de valores para tranquilizar a los inversionistas sobre los planes de China, dijo Lyndon Chao, jefe de acciones en Asia Securities Industries and Financial Markets Association, un grupo comercial cuyos miembros incluyen bancos, firmas de corretaje y administradoras de activos. “Estas son políticas a un nivel mucho más alto, impulsadas por temas como la seguridad nacional y la prosperidad común. La CSRC puede tratar de apaciguar el mercado con promesas, pero estas políticas nacionales están más allá de su control”, aseguró. Sin embargo, agregó Chao:

“Creo que al máximo liderazgo le interesan los inversionistas extranjeros, porque en la competencia más intensa ahora entre EE.UU.

Y China saben que necesitan hacer amigos e influir en las personas”. Las preocupaciones del mercado también se han visto avivadas por la inquietud que existe con respecto a que las compañías dejen de cotizar en las bolsas estadounidenses, o la viabilidad a largo plazo de las estructuras legales que utilizan muchos grupos chinos.

Según una ley que fue aprobada por el entonces presidente Donald Trump, las compañías chinas podrían finalmente ser expulsadas de las bolsas estadounidenses si no comparten los documentos de trabajo de auditoría con las autoridades reguladoras de EE.UU.

Para China, eso significaría correr el riesgo de permitir que datos clave, como información detallada de los consumidores y entidades de gobierno chinos que puede estar incluida en los documentos terminen en manos de un gobierno extranjero.

La acción reciente contra las empresas de tutoría seleccionó el uso de entidades de interés variable, o VIE, como la solución legal a través de la que muchas compañías chinas en sectores sensibles han podido cotizar en el extranjero.

Luego de alcanzar un nivel máximo en febrero, alrededor de US$ 1,1 billones de valor de mercado han desaparecido de las acciones de seis importantes compañías tecnológicas chinas, entre ellas Alibaba y Tencent, Esa es una caída de más del 40%. Los estrategas de BofA Securities recomendaron hace poco altos inversionistas que cambiaran las tenencias de valores de crecimiento chinos a acciones en otras partes de la región de Asia-Pacífico, y calificaron la historia reciente de los inversionistas extranjeros que participan en los valores de alto crecimiento de China como “incompatible con las probables estrategias”. Algunos otros inversionistas y analistas consideran que es probable que la reciente represión beneficie a China en el lar80 plazo, y también ven oportunidades de inversión en el intertanto.

Muchas compañías que cotizan en las bolsas internas de China en Shanghái o Shenzhen se centran en sectores que están alineados más estrechamente con prioridades nacionales, tales como: los semiconductores, los vehículos eléctricos y la inteligencia artificial Wim-Hein Pals, jefe del equipo de acciones de mercados emergentes en Robeco, una administradora de activos, afirmó que China seguía siendo una oportunidad de inversión interesante, “Ha sido demasiado fácil ganar dinero en China”, aseguró Pals.

“Los últimos días han cambiado definitivamente esa percepción, y ya era hora”. “Lo que ha cambiado es la comprensión de que hay una sola entidad que tiene el poder en China”, agregó.

No hay comentarios

Agregar comentario