Principios y pragmatismo en RR.EE.

Editorial
La Segunda, 22.12.2021

“Armonizar las relaciones con las dos potencias es una tarea prioritaria de la futura Cancillería”.

Si bien no fue al aspecto que concitó mayor interés mediático, el presidente electo Gabriel Boric informó que en su reunión con el presidente Sebastián Piñera se abordó el escenario internacional de país. Según fuentes de Gobierno también se habló del TPP-11, pendiente de ratificación en el Senado, y Piñera actualizó ante el próximo mandatario la controversia con Bolivia por las aguas del río Silala. En ese contexto, Boric señaló el lunes que es importante mantener una “política de continuidad” en las relaciones exteriores.

La política internacional no ocupó un lugar destacado en la campaña ni en los debates, salvo respecto del problema de la inmigración y cuestiones de carácter más simbólico, como la disputa sobre los regímenes de Venezuela y Nicaragua, o el retiro del sistema de Naciones Unidas. Ello contrasta con el interés global que en las últimas semanas despertó la elección.

El programa de Apruebo Dignidad establece que su política exterior será multilateral, con “vocación latinoamericanista desde el sur global”; emprendedora, feminista y “turquesa”, porque combinará la agenda medioambiental “verde” con la “azul” de protección de los océanos. Considera firmar durante la primera semana de gobierno el Acuerdo de Escazú, sobre derechos humanos y justicia ambiental, y el Pacto de Marrakech de migraciones seguras. También incluye la posibilidad de revisar tratados de libre comercio, pero de mutuo acuerdo, en la perspectiva de vincularlos con una política de industrialización e innovación. Según un balance de la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales, el 95% de las exportaciones se oriente a países con los cuales existen TLC; el comercio exterior supone casi 60% del PIB.

En los próximos años se intensificará la disputa geopolítica entre China y EE.UU.; ambos países son socios comerciales y aliados estratégicos de Chile. El presidente chino, Xi Jinping, envió hoy una nota a Boric por su triunfo y le pidió profundizar los vínculos bilaterales. El Departamento de Estado saludó a Boric el lunes y planteó una agenda de materias comunes. El senador Juan Ignacio Latorre, encargado internacional de la campaña, indicó que aspiran a consolidar los vínculos con Washington y Beijing sobre la base de la autonomía política del país y el pragmatismo. Armonizar las relaciones con las dos potencias es una tarea prioritaria de la futura Cancillería. Diversos expertos subrayan que aparte de la opción regional, hay que atender el diálogo con la socialdemocracia europea y los verdes –potenciado en la campaña de balotaje–, el área del Pacífico y el ala izquierda del Partido Demócrata. Por el contrario, el principal riesgo es entramparse en la alianza de gobiernos de izquierda heredera del chavismo y el socialismo del sigo XXI.

Es legítimo y comprensible que la futura administración quiera reequilibrar la política exterior de acuerdo con sus propios parámetros, marcando diferencias con la Concertación y los dos gobiernos del presidente Piñera, y privilegiar nuevas articulaciones. Los principios de la política exterior deben considerar el pragmatismo propio de las relaciones entre estados, la esfera de las soberanías nacionales y los intereses permanentes del país.

Hay ciertos principios que han definido la estrategia internacional de Chile, como el multilateralismo, la protección de los DD.HH., la solución pacífica de controversias, el resguardo de la democracia representativa, el respeto de los tratados y la apertura económica. Desde hace más de 30 años se trata de una política de Estado; el futuro mandatario ha postulado ideas similares; su programa, no obstante, requiere de mayor claridad de contenidos. En los sistemas presidenciales, las relaciones exteriores son materias de exclusiva responsabilidad del mandatario; por lo mismo, resultarán fundamentales los énfasis y señales que entregue Boric, en particular a la hora de nombrar al nuevo canciller y resolver con qué gobernantes prioriza reunirse.

No hay comentarios

Agregar comentario