Rusia, Venezuela y la ‘Guerra de Nueva Generación’

Reportaje
Diario de Cuba, 14.09.2020
Andrés Cañizalez
Su finalidad no es aniquilar al adversario en términos bélicos, sino infiltrarse en su sociedad y generar caos, confusión y descrédito

Las dinámicas de desinformación en Venezuela, que encuentran caldo de cultivo en un país signado por la hegemonía y control oficiales sobre información y medios de comunicación, no opera en el vacío. La globalización no solo ha permitido el libre flujo de bienes o servicios, también se han globalizado las estrategias geopolíticas de naciones bajo el poder autoritario.

Como ya lo advirtiera desde 2017 la investigadora venezolana Iria Puyosa, Rusia no es un actor inocente en sus relaciones con Venezuela. De hecho, que Moscú haya pasado a ser aliado estratégico del régimen de Nicolás Maduro, debe ser asunto a tener en cuenta en cualquier análisis.

Además de armas o ahora la vacuna contra el COVID-19, Rusia también ayuda al chavismo en sus tareas de desinformación. La estrategia geopolítica rusa encuentra en Venezuela una cabeza de playa para sus acciones en América Latina, esto sin olvidar la histórica (y no siempre estrecha) relación con Cuba.

Un ensayo de la investigadora Mira Milosevich, del Real Instituto Elcano de Madrid, disecciona el modus operandi de Rusia en el campo de la desinformación como una de sus "armas" frente a Occidente. La influencia rusa en las elecciones presidenciales de EEUU, en 2016, encendió la señal de alarma en el mundo occidental.

El aparato de propaganda de Rusia, según la investigadora, se apoya tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación tradicionales y tiene tres públicos diferentes (interno, la órbita de países ex soviéticos y el mundo de Occidente). Todo confluye en una sola estrategia que está bajo los servicios de inteligencia de ese país. La desinformación, por otro lado, aparece como telón de fondo en diversos momentos de la historia rusa del último siglo.

Se podría decir, tras revisar el documento "El poder de influencia rusa: la desinformación", que en realidad en la actualidad reside allí su verdadero poder, dado el ocaso de su industria de armas y su carcomida economía. El poder geopolítico de Moscú, en este momento, se lo brinda su manejo interesado, opaco y propagandístico de la información.

A través de la llamada se le ordenaba al ejecutivo de esta empresa colocar en la grilla de canales a Russia Today. No era una consulta, fue una orden me resumió cuando le pregunté qué había pasado. Esa empresa ya tenía completa su capacidad de colocar canales al aire, de manera que debió sacar (literalmente) a otro canal internacional de su programación para poder cumplir con la orden que había recibido de colocar al canal ruso al aire.

Seis años después de aquello, cuando realizamos un grupo focal en el poblado campesino de Guarico, en las montañas del estado Lara, en el occidente de Venezuela, me resultó muy llamativo que uno de los participantes mencionara de forma explícita a RT como una de sus referencias informativas. La decisión oficial rendía sus frutos, sin duda.

Entretanto, a partir de lo sucedido con la elección de Donald Trump, en 2016, quedó claro el poder ruso de modelar la conversación en las redes sociales. Rusia utiliza ataques cibernéticos según le convenga, pone en acción ejércitos de robots, pero también cuenta con ejércitos de personas de carne y hueso que van propagando noticias falsas, generando rumores e incentivando la desconfianza.

Rusia ha estado desarrollando su propio esquema de desinformación. Más que censurar el contenido, el objetivo es inundar al público con versiones, la mayoría de ellas falsas, fomentando así la confusión entre los ciudadanos. Este modelo parece tener como objetivo arrojar dudas sobre todo y no dar nada por cierto.

En una visita reciente a Caracas, Venezuela, la historiadora y periodista americana Anne Applebaum dio un claro ejemplo de cómo funciona esta lógica de desinformación generada por Moscú. Ella investigó el caso del vuelo 370 de Malaysia Airlines, con una cifra de supuestamente 239 pasajeros muertos en 2014.

En una entrevista con el portal Prodavinci explicó que el ecosistema de información estaba inundado de cientos de teorías, de modo que, en última instancia, nadie creería nada ni sabría a quién creer. El objetivo es desacreditarlas todas. Después de que estas versiones circularan, el papel del Ejército ruso en la muerte de los pasajeros de Malaysia Airlines fue solo otra idea que se deslizaba sobre una ola de falsedades.

No hay comentarios

Agregar comentario