Asia apuesta a la globalización

Columna
Clarin, 17.11.2020
Felipe Frydman, economista argentino, embajador (r) y miembro del CARI

El RCEP, firmado en Hanoi, Vietnam, el 15/11 reúne a 15 países que representan el 30% de la población mundial, un PBI de 26,2 billones, el 28% del comercio internacional, el 50% de la producción global de manufacturas y el 70% de la industria electrónica. Foto VNA via AP.

La firma del Acuerdo de Asociación Regional Integral, conocido por su sigla RCEP, representa un aliciente para el multilateralismo. La decisión de 15 países de desarrollo, sistemas políticos y tamaño disímiles pone de manifiesto una vez más la importancia de la voluntad política cuando se trata de buscar vías de cooperación para promover el desarrollo económico y con ello mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos.

El RCEP reúne a 15 países que representan el 30% de la población mundial, un PBI de 26,2 billones, el 28% del comercio internacional, el 50% de la producción global de manufacturas y el 70% de la industria electrónica.

El Acuerdo busca reordenar los Tratados de Libre Comercio ya firmados entre los socios agregándole nuevos capítulos en comercio electrónico, propiedad intelectual, contrataciones públicas, pequeñas y medianas empresas y cooperación técnica. Prevé la paulatina desgravación arancelaria del 90% del comercio, mantiene el principio de trato especial y diferenciado y una listado de productos exceptuados.

El objetivo del RCEP es incrementar el comercio intrarregional, fortalecer las cadenas de valor, ofrecer un mercado ampliado para las inversiones externas, mejorar las oportunidades para las inversiones intrazona y ampliar el financiamiento.

El informe de UNCTAD señala que el grupo representa el 26% del comercio de las cadenas de valor con un crecimiento del 34% entre 2010/2018. Las industrias predominantes en las cadenas de valor localizadas en estos países son maquinaria, petróleo y química, metales, textiles y prendas de vestir y electrónica.

Los países de menor desarrollo esperan beneficiarse de la expansión de estas cadenas para integrarse con una producción de mayor valor agregado en el comercio internacional.

La firma del RCEP continúa la tendencia marcada por la conclusión de Acuerdo Integral Transpacífico el 8 de mayo de 2018 que reemplazó al TTP luego del retiro de los Estados Unidos en 2017. El Acuerdo Transpacífico incluye 11 países de los cuales cuatro son de América: Chile, México, Perú y Canadá; el resto forma parte también del RCEP.

El Acuerdo MERCOSUR-UE también era parte de este proceso de mayor apertura para utilizar al comercio internacional y las inversiones externas como herramientas para el desarrollo.

La conclusión del RCEP constituye un importante éxito de la diplomacia china al reafirmar su papel hegemónico en la región asiática como impulsor del multilateralismo frente al cuestionamiento de sus prácticas comerciales por parte de los Estados Unidos.

El presidente Xi Jinping señaló que la próxima etapa de “circulación dual” por la cual se busca un mayor papel del mercado interno facilitará la integración con la región y brindará oportunidades para el aumento de las importaciones. El RCEP no avanzó sobre el tratamiento de las empresas públicas y los subsidios que son los temas conflictivos entre Estados Unidos y China para consensuar la reforma de la OMC.

El RCEP debería constituir un ejemplo para América Latina. El proceso de integración en Asia convirtiéndose en el motor de crecimiento de la economía mundial aceleró el proceso de relocalización de las industrias dinámicas relegando a la región como proveedora de recursos naturales.

América Latina no pudo aprender de la experiencia asiática donde las diferencias y los graves conflictos políticos no son un impedimento para avanzar en la consolidación de un mercado común y abierto para facilitar el comercio.

La metáfora del mosquitero utilizada con frecuencia por funcionarios oficiales para regular la apertura puede resultar atractiva pero no tiene en cuenta que el proceso de globalización a pesar del COVID-19 sigue su propio curso sin respetar los tiempos de aquéllos que han decidido permanecer en el andén.

No hay comentarios

Agregar comentario