Carta
El Mercurio, 15.02.2022
Fabio Vio Ugarte, embajador (r)

Sin lugar a duda, la columna de Joe Black el domingo pasado dio en el clavo: son tantas las insólitas propuestas de ciertos grupos de la Convención Constituyente que, cuando aprueben nacionalizaciones o la supresión del Senado, nos invadirá una inmensa y feliz tranquilidad. Ya han logrado que, transformar la Nación chilena en trece naciones, sea aceptada inclusive por sectores considerados moderados alabando la plurinacionalidad.

En cuanto al plan B, la única salida lógica y legal es la señalada por el senador electo Cruz Coke: las transformaciones necesarias deben volver a ser tratadas por el lugar del cual nunca debieron salir, es decir, por el Congreso Nacional. Lo otro no es poesía ni música: es fumus.

No hay comentarios

Agregar comentario